“Solo si me dedico a esto, puedo vivir esto”

Esta frase la escuché no hace mucho tiempo, y justo expresa todo aquello que estoy viviendo desde que soy fotógrafo de bodas. Mi vida ha cambiado mucho desde que me dedico a captar emociones. Siento la necesidad de hacerlo, y me siento afortunado de poder estar delante de vosotros para vivirlo.

No sabéis lo emocionante que es estar detrás de la camara, captando momentos, que no se van a volver a repetir, porque cada momento es único. Lo mejor de todo, es que gracias a la fotografía, vais a poder revivirlo todas las veces que queráis.

Soy una persona sensible, quizás esto es lo que me haya hecho ser fotógrafo de emociones. Me encanta además viajar, soy adicto. Vámonos a una playa bonita, a lo alto de una montaña, o a correr por una ladera, para captar vuestras emociones.

Sigueme en Instagram